Afirman que más de la mitad de las infancias sufrió una crianza con violencia

En el marco del día Internacional de Lucha contra el Maltrato infantil la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Adolescentes (2019-2020), una encuesta de Unicef reveló que el 59% de entre 1 y 14 años experimentó prácticas violentas de crianza; el 42%, castigo físico, y el 51,7%, agresión psicológica.

Este 25 de abril, Día Internacional de Lucha contra el Maltrato infantil, la directora de Aldeas Infantiles SOS Argentina, Alejandra Perinetti, advirtió que las violencias ejercidas en esa etapa “dejan huellas y heridas difíciles de sanar que, sin el acompañamiento acorde, pueden extenderse durante toda la vida”, al tiempo que destacó como «fundamental» el trabajo en prevención.

La efeméride tiene como objetivo promover el buen trato y reflexionar sobre el daño ocasionado en niñas, niños y adolescentes (NNYA) por las prácticas violentas de crianza, una experiencia por la que atravesó alguna vez el 59% de chicas y chicos entre 1 y 14 años, según la Encuesta Nacional de NNYA (2019-2020) de Unicef Argentina.

Perinetti aseguró en un comunicado que las estadísticas disponibles para la Argentina “dan cuenta que existe un aumento pronunciado de las cifras”, que “los abusos aumentan a medida que crecen los niños” y que éstos se producen mayoritariamente en el hogar o en entornos digitales.

Así, la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Adolescentes (2019-2020) de Unicef Argentina reveló que el 59% de chicas y chicos entre 1 y 14 años experimentó prácticas violentas de crianza; el 42%, castigo físico (incluye formas severas, como palizas y golpes con objetos), y el 51,7%, agresión psicológica (como gritos, amenazas, humillaciones).

Algunos resultados y conclusiones de los datos publicados en el marco del Programa de Víctimas contra las Violencias (entre 2020 y 2021), perteneciente a la Dirección Nacional de Promoción y Fortalecimiento para el Acceso a la Justicia, indican que casi la mitad de las víctimas de violencias registradas (48,7%) eran NNYA; lo mismo que 6 de cada 10 víctimas de violencia sexual (58,7%).

En la misma línea, los datos publicados indican que los abusos aumentan a medida que crecen los niños. Así, entre 0 y 5 años ocurre en el 16,9%; entre los 6 y los 11, llega al 32,6%; y de 12 a 17, alcanza al 50,5%.

Según ese estudio, el 84,6% de los agresores son del ámbito de confianza de la víctima, ya sean familiares o conocidos. En todos los grupos etarios, el mayor porcentaje de niñas, niños y adolescentes víctimas de violencia sexual son dirigidas hacia la mujer, representando casi cuatro veces más que el masculino.

En lo que refiere al ámbito en donde se ejerce este tipo de violencia, el 36,2% de los casos de violencia sexual contra niñas, niños y adolescentes sucedió en el hogar, y 27,6% en entornos digitales (redes sociales y/o aplicaciones de mensajería instantánea).

“Los abusos dejan huellas y heridas difíciles de sanar que, sin el acompañamiento acorde, pueden extenderse durante toda la vida. Por eso, es fundamental trabajar en la prevención y la detección temprana para proteger a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes de daños irreparables en su desarrollo y bienestar”, dijo.

“Por eso, promovemos la formación en ‘crianza positiva’ para fortalecer las capacidades de cuidado de las familias y que puedan relacionarse desde la afectividad, respetando los derechos de los niños y niñas bajo su cuidado, y propiciando ámbitos en donde ellas y ellos puedan dedicarse a lo único que deben hacer: explorar, jugar, aprender y crecer”, agregó.

A nivel mundial, 1 de cada 2 niñas y niños de entre 2 y 17 años sufre algún tipo de violencia cada año. Según una revisión global, se estima que el 58% de las niñas y los niños en América Latina y el 61% en América del Norte sufrieron abuso físico, sexual o emocional en el último año.

Fuente: Telam