Eldorado: El Cepromu contuvo hasta el momento más de 600 familias víctimas de violencia de género

En la ciudad de Eldorado funciona desde diciembre del 2014 el Centro Provincial de la Mujer (Cepromu), uno de los pocos lugares que posee un equipo interdisciplinario que detecta, atiende y contiene a víctimas de violencias de género de varias localidades de Misiones, sobre todo en la Zona Norte.

El centro funciona en el Km 10, en una casa alquilada por el Gobierno provincial, y depende del Ministerio de Salud Pública, y es dirigido por la médica Miriam Blas, con un equipo interdisciplinario integrado por la psicopedagoga, Bárbara Benedetto; la psicóloga Celeste Ciancio; la psicóloga social, Marcela Rivero; el abogado, Nelson Díaz; el asesor legal, Diego Larcher, y los administrativos, Paulina  Kapshala y Marcelo Rivero. En el área sanitaria cuentan con el apoyo del Hospital del Samic de Eldorado.

«Tratamos de cubrir toda la provincia; pero es muy difícil. También es cierto que los casos no nos llegan, sino que nosotros vamos a buscarlos tratando de contener a las mujeres, a los niños, y a la familia que suele ser víctima», explican.

Con algunos miembros de esa institución se reunió la diputada provincial, Myriam Duarte, interesada por el trabajo que realizan con las víctimas de violencia de género

Más de 600 familias contenidas
En la sede en la que funcionan, llevan un registro de 600 familias contenidas por el Cepromu, y cuyas situaciones fueron denunciadas en estos dos años. Tienen casos de San Antonio, San Pedro, Iguazú y Bernardo de Irigoyen, algunas de las jurisdicciones que abarcan. «Nuestro trabajo tendría que ser sólo en Eldorado; pero tratamos de esparcimos, y el lugar donde más situaciones de abuso encontramos es en las escuelas».

El año pasado trabajaron con una estadística de 41 casos de abusos sexuales en niños y niñas, y a la fecha llevan 18 situaciones de abuso entre niñas y niños, y la mayoría de esos casos los detectaron en las escuelas públicas. El equipo trabaja en conjunto con los Ministerios de Educación, Salud Pública y Acceso a la Justicia. Un eje fundamental es la jueza de Instrucción 2 de Eldorado, Nuria Allou, ya que funcionan así: una vez que captan los casos de abuso; hacen la denuncia y comienza una investigación, y desde el Cepromu realizan el seguimiento y tienen la confianza que la jueza impartirá Justicia.
«Para nosotros, la doctora Allou es una pieza muy importante en la Justicia. También trabajamos con la oficina de Acceso a la Justicia que nos da una gran ayuda, lo mismo que la Defensoría», cuenta Paulina Kapshala.

La importancia de la Educación Sexual Integral
Con respecto a la educación, sostuvo la importancia y la necesidad de la implementación de la Ley de Educación Sexual Integral, tratando de romper un poco el mito de que la educación sexual sólo es la genitalidad, cuando en realidad el espíritu de la Ley va totalmente por otro lado; pero además más allá de la misma Ley de Educación Sexual Integral (ESI) están las obligaciones legales de toda la Administración Pública, y la sociedad debe saber que cualquier agente público está obligado a hacer la denuncia ante un caso de abuso infantil. Me parece que hay que trabajar mucho más desde el Ministerio de Educación, y que los directores y directoras también se sientan respaldados desde el organismo», reclamó Paulina.

Desde el año pasado, la coordinadora del ESI, Olga Ferreyra recorre la provincia; entonces, en cada escuela que van imparten lo que es prevención de violencia de género y trabajan en conjunto.»O sea todo lo que se puede enmarcar en la tarea de prevención más que nada, y llegar sobre todo a rescatar a esos niños que están en estado deplorable. Justamente la idea es tratar de evitar que la situación desfavorables lleguen a mayores».

Abordaje de prevención de violencia en las escuelas
Para la joven trabajadora comprometida con su tarea, hay una cuestión que le genera mucha esperanza. «Pertenezco a la Red de Radios Escolares y Comunitarias, hace muchos años que participo de las reuniones que se hacen en la Red y en los encuentros anuales. Y el año pasado a demanda de las niñas, de los chicos en general; pero sobre todo de las niñas de la Zona de San Pedro, Pozo Azul, Siete Estrellas, abordamos el tema de la violencia de género, justamente porque los chicos de esa zona viven la violencia como una cosa que muchas los lleva a la muerte por la cantidad de casos que ellos mismos conocen en sus casas, en su propia familia».

Además como es una zona caliente de trata de personas, «notamos un gran nivel de concientización y de preocupación de los chicos por el tema, y estamos hablando de niños de 8, 9 y 13 años.
Tratamos de trabajar también en conjunto con el Cedronar todo lo que son adicciones; tratar de solucionar el problema y ayudar, porque para eso estamos».
El presupuesto del Cepromu depende del Ministerio de Salud Pública. Sus integrantes sueñan con tener una institución propia, una casa grande y segura en la que la gente pueda quedarse cuando lo necesita. «Y que esto se replique también en los municipios, o que a cada cierta distancia exista un Cepromu. Eso sería lo ideal», dice.

Problemática que excede cuestiones electorales
La diputada Duarte sostuvo que el Ministerio de Desarrollo Social tiene la obligación legal de establecer esto que realiza el Cepromu de trabajar con un equipo interdisciplinario en distintos lugares. «Quizás es difícil hacerlo en todos los Municipios porque algunos son muy pequeños; pero bueno, habría que sentarse con un mapa y ver los más chicos con qué presupuesto cuentan; que uno ponga una casa, el otro la seguridad, el otro las trabajadoras sociales, y ayudar de a poco y entre varios, así cuando hay un caso en esa zona, los intendentes sepan orientar a las mujeres adonde recurrir».

También hay que hacer otro tipo de trabajo que «es dejar de lado las cuestiones internas, y concientizarse de que esto es una problemática que debe estar por encima de todo, y que las cuestiones electoralistas vayan por otros carriles. Aunque incluso desde el punto de vista político siempre es mejor poder dar respuestas».
Para la legisladora, «todos debemos trabajar en función de la gente, la política es importante; pero la gente es primordial. En eso hay que insistir con muchos funcionarios. Está perfecto querer tener una carrera política, ahora si la gente ve que no se trabaja en función de sus necesidades, es difícil que confíe en esos políticos», opinó.

«No esperamos que las víctimas lleguen a nosotros»
En el Centro manejan un ropero comunitario donde recolectan zapatos, abrigos, y todo lo necesario para los chicos.

No tienen albergue para víctimas de género, y cuando hay un caso extremo, lo que hace la doctora Blas, como ya pasó de tener que esconder a la víctima porque carecía de un lugar donde quedarse y tenía amenaza de muerte, es pagar un hotel ante la emergencia».
El Cepromu se creó mediante una Ley 3325, por iniciativa de la senadora Sandra Giménez. La sede de Eldorado donde funciona fue una idea de ella; la experiencia es muy interesante y da  buenos resultados. No existe en la provincia algo similar, aunque hubo varios intentos.
«Nosotros no esperamos que llegue la víctima golpeada. Buscamos brindar concientización  para prevenir la violencia, trabajamos con la promoción de derechos y los beneficios que ofrece nuestra sede, y bueno, estamos funcionando bajo una Ley corregida, o sea aprobada en Nación y provincia», señala Paulina.
La Ley se sancionó a nivel nacional y Misiones adhirió, «y como es una norma sería importante que se aplique en toda la provincia», subrayó Duarte. En Puerto Rico hay una casa que trabaja a nivel municipal, y mientras que el Cepromu depende del Ministerio de Salud Pública.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *