EPOC: La enfermedad que mata a 100 personas por día en Argentina

De las 40.000 personas que fallecen anualmente en el país como consecuencia de la enfermedad, más de 6.000 son o fueron fumadores. Año a año aumenta el número de mujeres con esta afección respiratoria.

En los últimos años, la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) comenzó a “ganar prensa” dada la alta prevalencia de casos, sobre todo entre las mujeres que se han vuelto más fumadoras que los hombres. En la actualidad más 100 personas mueren por día a causa de esta patología y los especialistas indican que en la Argentina se verá aún más casos en los próximos años.

El neumonólogo guatemalteco Antonio Anzueto, profesor de Medicina del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio, Estados Unidos indicó a BigBang que se está comprobando que todas aquellas personas que se han criado con calefacción a leña, algo muy común en el interior de la Argentina, son propensas a tener EPOC.

Según indicaron en la conferencia “Los cambios en la terapia de EPOC”,realizada por Boehringer Ingelheim, en Franckfurt, Alemania, en el mundo la EPOC afecta a cerca de 384 millones de personas, y en la Argentina las cifras son alarmantes, ya que más de 100 personas mueren por día a causa de esta enfermedad.

De las 40.000 personas que mueren por año en el país como consecuencia de la EPOC, más de 6.000 son o fueron fumadores, tanto activos como pasivos. Pero una de las particularidades más alarmantes es que esta dolencia hoy se hace presente, cada vez más, en pacientes menores de 60 años.

FACTORES QUE AUMENTAN LA POSIBILIDAD DE EPOC 

Según el University of Texas Health Science Center el consumo prolongado de cigarrillos es la causa de casi todos los casos de enfisema y bronquitis crónica. Es así que un 20% de los fumadores padecen EPOC.

La enfermedad es más común en:

  • Personas de raza blanca.
  • Mayores de 60 años.
  • Individuos que trabajan en ambientes contaminados por vapores químicos y polvos nocivos que pueden dañar los pulmones.
  • Pacientes con asma crónica.
  • Quienes tengan antecedentes familiares de enfisema.
  • Personas que hayan estado expuestos al humo del tabaco o la contaminación del aire.
  • Aquellos que tengan infecciones pulmonares.

SÍNTOMAS:

  • Tos persistente.
  • Sensación de falta de aire, especialmente durante la actividad física.
  • Sibilancias o silbidos que se producen al respirar.
  • Presión en el pecho.
  • Continuos resfriados o gripe.
  • Es posible que, en sus inicios, la enfermedad no cause síntomas o estos sean muy leves.
 

El diagnóstico es muy simple, sólo basta con acudir al médico ante los primeros síntomas y pedirle que le realice una espirometría. Este sencillo estudio que se realiza soplando una boquilla permite medir la velocidad del flujo de aire en función del volumen pulmonar. Esto determinará si existe la enfermedad o no.

LA PREDISPOSICIÓN FEMENINA

Un signo de estos tiempos es el aumento de casos de EPOC entre las mujeres, porque éstas comenzaron a fumar 20 años después que los hombres, por lo cual ahora es más notorio. Por otro lado, hoy en día “ellas” se inician más tempranamente en el hábito del tabaco y en mayor cantidad que los hombres. Esto indica que a futuro las pacientes femeninas irán en aumento.

Hoy el 60% de los casos de EPOC son mujeres. “La mujer llega más tarde al diagnóstico. Piensa que tiene alergia o sinusitis y llegan en estadios más avanzados de la enfermedad. Por ello es tan importante educar en las causas y síntomas de esta enfermedad”, remarca Anzueto.

Se estima que para 2030, en Latinoamérica, esta enfermedad será la tercera causa de muerte y la séptima causante de discapacidad.

NUEVAS ESPERANZAS

Sin embargo, la buena noticia es que esta dolencia respiratoria que sin un tratamiento adecuado lleva indefectiblemente a la muerte, es hoy una enfermedad prevenible y tratable.

Recientes investigaciones determinaron que ya no se puede apelar a tratamientos estandarizados para todos los pacientes, sino que se debe acudir a abordajes personalizados de acuerdo a cada cuadro.

Estos tratamientos se focalizarán en reducir los síntomas de ahogo, cansancio y tos que conllevan a un estilo de vida más sedentario, a mayores crisis respiratorias y por ende a un aumento de la mortalidad.

Según indica el doctor David Halpin -Médico Consultor y Profesor Asociado Honorario en Medicina Respiratoria en el Royal Devon & Exeter Hospital-, el mayor descubrimiento en esta materia es que ya no se debe tratar a un paciente con un sólo broncodilatador, sino que debe hacerse con una combinación de dos drogas: concretamente un anticolinérgico de acción prolongada (LAMA) y un beta-adrenérgico de acción prolongada (LABA). De esta manera, la combinación de ambos, en una monodosis que mejora la tolerancia al ejercicio y reduce la disnea, cambia considerablemente el estilo de vida del paciente.

“Hoy no todos los pacientes cuentan con la información necesaria sobre como debe ser tratada su enfermedad. Por ello es muy importante empezar a educarse e informarse en cuáles son sus opciones y exigirlas a su médico neumonólogo”, remarca Anzueto.

Esta novedosa terapia dual de acción prolongada estará disponible en la Argentina a finales de este mes bajo el nombre de Spiolto.
“En algunos pacientes mejora la función pulmonar hasta un 25 % y además reduce las complicaciones”, agregó por su parte Halpin.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *