Gestión y Empresas: Al momento de iniciar un proyecto o emprendimiento comercial, ¿qué debo evaluar?

Con la presente coyuntura económica y social, no debe pasar inadvertida la presencia de la necesidad de emprendedores comerciales, ya que ellos son los que motorizan la economía local y Nacional.

Cuando nos referimos a la  sideral importancia que poseen los proyectos comerciales,  no podemos dejar se identificar el rol que cumplen las Pymes (Pequeñas y Medianas Empresas), quienes concentran en sus estructuras de trabajo y desarrollo la impresionante cifra de 90% del mercado laboral Argentino, es decir, son los máximos empleadores.

Si consideramos las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyMEs), ellas son el 99,8% (de 856.300) de las  empresas registradas en Argentina, de allí nace su vital importancia, dejando solo el 0,2% para las consideradas “grandes empresas”.

La República Argentina se encuentra en el puesto Nº 157 del ranking que elabora  la división del Banco Mundial denominada Doing Business (en castellano “Haciendo negocios”), detrás de países como Nigeria (puesto 15), El Salvador (puesto 6), Paraguay (puesto 144) por nombrar algunos. Esto ha generado la iniciativa de crear un nuevo tipo social en la Argentina (al cual nos referiremos en los párrafos siguientes).

Al momento de comenzar un negocio debemos atender a cuestiones que no son menores:

A) La responsabilidad en el servicio o producto que voy a ofrecer en el mercado (lo recomendable es considerar la constitución de una Sociedad y no hacerlo de forma individual, de forma tal que las operaciones laborales, tributarias, civiles y demás sean en cabeza de ella y no de su fundador);

B) Financiamiento del proyecto (en general, mediante una sociedad, es más sencillo y rápido obtener créditos o subsidios para proyectos industriales o de comercio, además del aporte que los socios hagan al proyecto);

C) La estructura que quiero construir (si bien en un principio el proyecto avance de forma regional, su desarrollo demandará la expansión del negocio, en ocasiones con sucursales o distribuidores en otras localidades);

D) Negocio y Publicidad (la constante expansión y modernización de la economía marca una nueva modalidad en las ventas, punto que debe considerar un emprendedor y estar bien asesorado;

E) Asesoramiento Jurídico (La correcta implementación de un negocio no puede inadvertir la consulta a un profesional).

En respuesta a estos puntos, la Argentina crea la SAS (Sociedad por Acciones Simplificada, Ley N º 27.349), donde su simplicidad y agilidad de constitución se observa en el poco capital inicial necesario (tan solo 2 salarios mínimos vital y móvil), la posibilidad de que sea unipersonal (solo un socio), sencilla tramitación ante la AFIP, hacen de este nuevo tipo social una interesante opción al momento de iniciar un negocio.

Si tenés alguna duda acerca de la SAS, necesitas asesorarte en materia de Constitución de Sociedades Comerciales o querés interiorizarte acerca de la normativa actualizada en torno a los emprendedores, no dudes en comunicarte con GyE Consulting.

Carlos Adolfo Garcia Soderstrom, Abogado, Derecho Deportivo, Universidad Austral

-Contacto: adolfocarlos.garcia@gmail.com 

-GE Consultores: consulting.gye@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *