Matías Sebely: “para emprender hay que tomar riesgos y salir de lo seguro”

Matías Sebely, creador de Comida por un Dólar y De La Finca, pasó por el piso de Página 16 donde nos contó sobre sus proyectos y el camino de emprendedor que inició hace ya un tiempo.

Recientemente recibido de Abogado, Sebely alterna su vida entre sus dos pasiones, las leyes y el emprendedurismo: “para emprender hay que tener ganas e ideas” afirmó. Pero agregó que hay que tener en cuenta las limitaciones que se tienen para emprender, sobre todo en la parte legal.

Sebely se define como un “renegado” del estudio tradicional y cuenta que a los 17 años eligió dejar de estudiar y comenzar a trabajar.

Para llegar a Comida por un Dólar y De La Finca, Sebely debió aprender a convivir con los éxitos y fracasos de un emprendedor que recién se inicia. Abrió el primer cibercafé de Alem, de donde es oriundo, que contó con cierto éxito en la localidad, ya que era algo novedoso, pasó por el rubro gastronómico con Nicéforo, “un restaurant estilo Buenos Aires, con el cual no me fue nada bien”, después apostó por un local bailable.

“La inexperiencia de no saber del rubro”, indica Sebely, como factor importante cuando se fracasa en un proyecto, pero destaca que esos fracasos se sirvieron de base para continuar emprendiendo.

Para el abogado emprender es un trabajo de prueba y error, de asumir riesgos y salir de la zona de confort, «que si te va mal puedas empezar de nuevo». 

Sobre su trabajo con Comida por un Dólar, Sebely dijo que fue proyectado «para combatir el hambre en el mundo» a un precio accesible para la mayoría de las personas de escaso recurso.

“Comida por un Dólar” se trata de comida deshidratada sin perder sus nutrientes, sabores y aromas. Es un proyecto ideado por emprendedores misioneros destinado a satisfacer en forma urgente y permanente las grandes necesidades alimenticias y nutricionales que existen básicamente en todos los lugares del mundo. Su nombre, hace referencia al precio de cada porción de los productos que ofrecen. Apuntan a brindar acceso a la alimentación sabrosa, nutritiva y saludable a un bajo costo.

A pesar de lo innovador de la idea, el emprendedor admite que es un trabajo duro hacer que el producto se instale en la mente de las personas, «pasa recién cuando prueban la comida, pero no tenemos la cantidad suficiente para hacerle probar a todo el mundo» y  agrega «va lento pero las innovaciones son así».

A pesar de este panorama, el abogado relata que tienen buenas perspectivas para el año que se inicia no sólo en la provincia, sino que tienen posibilidad de ampliar la oferta en otras provincias y en el exterior.

En tanto que con De la Finca comercializan y trabajan productos alimenticios regionales, a partir de la hidroponía, liofilización y la confección de turrones saludables a base de semillas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *