Nivel por nivel: cuáles son los contenidos de la Educación Sexual Integral

La Ley Nacional N° 26.150/06 fue sancionada en octubre de 2006 y creó el Programa Nacional de Educación Sexual Integral (ESI). El país discute aún si aplica una ley aprobada hace 12 años.

En medio del debate por la legalización del aborto, los sectores que votaron en contra, argumentaron que el país comenzaba por el final a resolver un problema que merecía primero una “buena educación sexual” y que se garantizara la entrega de anticonceptivos de manera gratuita en todo el país.

Conseguido el objetivo de rechazar el proyecto de ley que establecía el Aborto Legal, Seguro y Gratuito, borraron con el codo sus propias palabras y cambiaron el objetivo: en la mira tienen a la Educación Sexual Integral por su “ideología de género”.

La discusión, en todos los casos, está manchada por creencias, cuestiones de fe, mitos y una fuerte carga ideológica y conservadora que pretende someter a toda una sociedad a preceptos regentes basados en la negación de la realidad y el cercenamiento de derechos.

Pero, los que se oponen, ¿saben a qué se oponen?

Se oponen a los 5 ejes plasmados en la ley de Educación Sexual Integral y las resoluciones que le sucedieron para su implementación. Pensado para que la ESI se pueda dar en todos los niveles, inicial, primario y secundario, adaptado a cada edad, la formación se basa en 5 ejes:

  • Perspectiva de género
  • Respeto a la diversidad
  • Ejercicio de los derechos
  • Cuidado del cuerpo y la salud
  • Valoración de la afectividad

¿Se oponen a que los niños, niñas y adolescentes cuenten con la información necesaria para poder decidir, poder elegir, y poder advertir cuando alguien quiere aprovecharse de su falta de información y conocimiento?.

El texto real

El proyecto de ley que obtuvo dictamen de mayoría en Diputados elimina la posibilidad de que los colegios adapten la educación sexual integral (ESI) a “su ideario institucional y a las convicciones de sus miembros”. Plantea que debe ser laica. Y garantiza que las jurisdicciones no desconozcan o contradigan los contenidos consensuados.

Esto es lo que decía y lo que cambia, en el proyecto:

Artículo 1°. Qué dice la ley. La ley 26.150 establece que todos los estudiantes tienen derecho a recibir educación sexual integral en las escuelas públicas y privadas. “A los efectos de esta ley, entiéndase como educación sexual integral la que articula aspectos biológicos, psicológicos, sociales, afectivos y éticos”.

El proyecto de reforma está en estudio. Agrega que la educación sexual integral debe ser “respetuosa de la diversidad sexual y de género, con carácter formativo, basada en conocimientos científicos y laicos, en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada”.

Artículo 3°. El proyecto de reforma de la ley incorpora el siguiente objetivo: “Asegurar la igualdad de trato y oportunidades, la no discriminación y un acceso igualitario a la educación sexual integral para las diversas identidades de género y orientaciones sexuales”.

Artículo 5°. Qué dice la ley. Cada comunidad educativa incluirá en el proceso de elaboración de su proyecto institucional la adaptación de las propuestas a su realidad sociocultural, en el marco del respeto a su ideario institucional y a las convicciones de sus miembros.

Según el proyecto de reforma, cada comunidad educativa incluirá, en su proyecto institucional, a la educación sexual integral de manera transversal y a través de espacios curriculares específicos. Los contenidos que hacen a la aplicación de la presente ley y de las resoluciones del Consejo Federal de Educación deberán incluirse en la currícula y en la modalidad de todos los niveles educativos de forma obligatoria, constituyéndose en disposiciones de orden público, independientemente de la modalidad, del entorno o del ámbito de cada institución educativa, sea de gestión pública o privada.

Con el objeto de dar efectivo cumplimiento a la Ley N°26.150 de Educación Sexual Integral y garantizar el desarrollo de los lineamientos curriculares, las jurisdicciones se comprometen a implementar la obligatoriedad de la educación sexual integral en todos los niveles y modalidades educativas, abordando, sin excepción, los cinco ejes conceptuales:

– Cuidar el cuerpo y la salud.

– Valorar la afectividad.

– Garantizar la equidad de género.

– Respetar la diversidad.

– Ejercer nuestros derechos.

Nivel Inicial

En tiempos donde la crianza no necesariamente responde al binomio madre-padre, sino a madre-madre, padre-padre o a la familia monoparental, uno de los puntos destacados de la ESI para los más chicos es el «conocimiento de las distintas formas de organización familiar y sus dinámicas y la valoración y el respeto de los modos de vida diferentes a los propios». 

En cuanto a la distinción de la genitalidad, que en muchos jardines y primarias siguen utilizando «eufemismos», se promueve la «identificación de todas las partes externas del cuerpo humano y algunas de sus características. Utilización de vocabulario correcto para nombrar los órganos genitales».

También conocimientos básicos del proceso de gestación y nacimiento. «Según los interrogantes que vayan surgiendo ante las propias inquietudes de los niños y niñas». Siempre con «lenguaje simple y a través de explicaciones sencillas». 

Para marcar los límites y garantizar la seguridad personal desde chiquitos, se hará foco en el «cuidado de sí mismo y de los/as otros/as en las relaciones interpersonales y la relación con el propio cuerpo y el de los/as demás». Eso implica el desarrollo del concepto de intimidad.

La clave es que los chicos entiendan en qué momento deben pedir ayuda «ante situaciones que dañan a la propia persona u a otros/as». Para eso tienen que entender «la distinción de cuando una interacción física puede ser adecuada y cuando no lo es y sentirse autorizados a decir ‘no’ frente a eso».

Otro punto importante es el «significado de los secretos». Para que sepan que «nadie puede obligarlos a guardar secretos de cosas que los hagan sentir incómodos, mal o confundidos».

Primaria 

Como la Educación Sexual Integral debe atravesar todas las asignaturas, el documento para su implementación asegura que, por ejemplo, en la primaria en Ciencias Sociales se promueva el «reconocimiento de la participación de mujeres y varones en la construcción de las identidades nacionales en sus dimensiones políticas, culturales, económicas, científicas y sociales».

Eso se traduce en que reconozcan «los roles y relaciones entre mujeres y varones en áreas rurales y urbanas» , en diferentes contextos geográficos y socio-históricos, y se preste «particular atención a las formas de crianza de niños y niñas».

En tanto, en Formación Ética y Ciudadana, la ESI la toma como materia clave para el «conocimiento de las normas que regulan los derechos y las responsabilidades para vivir plenamente la sexualidad». 

En Ciencias Naturales, además de la reproducción humana, se hará «énfasis en los aspectos biológicos» para la identificación «de prejuicios y prácticas referidas a las capacidades y aptitudes de niños y niñas». En Lengua, lejos del lenguaje inclusivo, se enseñará «la construcción de habilidades para expresar la defensa de su integridad personal (biopsíquica y espiritual)».

En esa línea, en las clases de Educación Física se reflexionará acerca de los modelos corporales presentes en los medios, la publicidad y en el deporte. En Artística se ahondará en el «reconocimiento de las posibilidades expresivas de mujeres y varones a partir de diferentes lenguajes artísticos».

Secundaria

En este nivel, en Ciencias Sociales se destacan las «diferencias y desigualdades que, a lo largo de la historia, se han establecido entre varones y mujeres en su participación en estos procesos sociales». Y en Naturales, la asignatura más importante en el contexto de debate por la ley de Aborto, se enseñará la «prevención de riesgos y daños, el embarazo en la adolescencia y las enfermedades de transmisión sexual», así como «todos los métodos anticonceptivos y de regulación de la fecundidad existentes» para permitir «elecciones conscientes y responsables». Se enfatizará además en que el preservativo es el único método existente para prevenir el VIH/Sida. 

El documento hace mención explícita al aborto. Es que la ESI propone «distintas miradas sobre la problemática del aborto (como problema ético, de salud pública, moral, social, cultural y jurídico etc.), las enfermedades de transmisión sexual, el acoso sexual, el abuso y la violencia sexual, el maltrato, la explotación sexual y trata».

Ante las consultas médicas referidas a la sexualidad o la genitalidad de mayores de 14 años, se explicará «el derecho al buen trato como pacientes» y el desarrollo de habilidades protectivas. Con el foco de evitar situaciones de vulneración y abuso sexual.

Fuente: Clarín

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *