Oxford, Pfizer y Moderna: ¿En qué se diferencian?

Comenzaron las comparaciones entre una y otra respecto a sus diversas características: efectividad, precio, efectos secundarios, funcionamiento, etcétera.

Con la reciente noticia de que la vacuna desarrollada por el laboratorio británico AstraZeneca y la universidad de Oxford mostraba mayor eficacia al ser administrada en media dosis, seguida de una dosis completa con un intervalo de al menos un mes; así como el anuncio de Moderna que finalizaba sus ensayos de Fase III,  ya sumaban tres, junto a la de Pfizer y BioNTech que ya obtuvo una autorización de emergencia en Reino Unido— las candidatas a una pronta aprobación regulatoria. 

Mecanismo de acción 

La desarrollada por Oxford y el laboratorio AstraZeneca se trata de una versión inofensiva y debilitada de un virus del resfriado común, el adenovirus conocido como ChAdOx. El virus (genéticamente modificado) no puede replicarse —por lo que no puede causar una infección por sí mismo— pero si puede introducir la información genética del SARS-CoV-2 en el cuerpo humano y estimular el sistema inmunológico para prepararlo ante una eventual infección.

Los ensayos mostraron que la vacuna llevó a producir anticuerpos y tuvo una reacción favorable en las células T, un tipo de células inmunes que buscan y destruyen las células infectadas antes de que repliquen o «fabriquen» más virus. Asimismo, mostró ser segura y no causar efectos secundarios graves.

A la de Pfizer y BioNTech, por otro lado, se la conoce como BNT162b2 y fue seleccionada entre cuatro candidatas iniciales; mientras que se basa en ARN mensajero modificado con nucleósidos y codifica una glucoproteína optimizada del SARS-CoV-2, que es el objetivo de los anticuerpos neutralizantes de virus.

La vacuna consiste en dos dosis, con un intervalo de 28 días entre la primera y la segunda inyección, y se observó que después de recibir la primera dosis, los voluntarios experimentaban principalmente efectos secundarios leves a moderados. Los ensayos de Fase I/II, a su vez, habían demostrado producir tanto anticuerpos contra SARS-CoV-2 en los voluntarios como células células T que responden al virus. 

La tercera, de Moderna Therapeutics y los Institutos Nacionales de Salud, también fue desarrollada a partir de ARN mensajero y los principales efectos secundarios fueron fatiga, dolores musculares y dolor en el lugar de la inyección después de la segunda dosis de la vacuna. 

Eficacia

Las tres mostraron una eficacia entre el 90 y 95%, un número más que aceptable según los estándares médicos. Aún así, hay leves diferencias: la de AstraZeneca y la universidad de Oxford mostró un 62% de eficacia cuando se aplicaban dos dosis normales, pero la cifra se elevó a 90% en los casos en que se aplicó una dosis menor en primera instancia y una dosis completa en la segunda oportunidad.

En el caso de Pfizer, los resultados finales concluyeron que la vacuna tiene una efectividad del 95% y, entre las personas mayores de 65 años —que con frecuencia tienen respuestas débiles a las vacunas— un 94% de efectividad.

Y en el caso de Moderna, la eficacia fue del 94,5% en los resultados preliminares de la Fase III de estudios. 

Temperatura de conservación

La de AstraZeneca y Oxford utiliza una tecnología más tradicional que la de sus competidores, por lo que es más fácil de almacenar, ya que no necesita ser conservada a una temperatura muy baja. Lo mismo sucede con la desarrollada con Moderna, que requiere almacenarse a «temperatura del refrigerador» (2-8 °C) y distribuirse utilizando la logística existente.

Mientras tanto, la de Pfizer requiere mantenerse a bajas temperaturas durante su distribución y hasta el momento de su inyección (exige, específicamente, una cadena de frío de -80°C).

Precio

El costo de cada dosis varía entre 3 y 37 dólares, según la vacuna. La de AstraZeneca-Oxford, que requiere dos dosis, tiene un precio de aproximadamente $3 a $4 dólares. Estados Unidos e India acordaron adquirir 500 millones de dosis, la Unión Europea llegó a un acuerdo para comprar 400 millones y Reino Unido, Japón, Indonesia, Brasil y América Latina, excepto Brasil, tienen pedidos confirmados de al menos 100 millones de dosis.

Moderna, con una vacuna de dos dosis, anunció recientemente que cada dosis costará entre $32 y $37 dólares. Se comprometió a suministrar a Estados Unidos 100 millones de dosis de su vacuna, mientras que a Canadá daría 56 millones de dosis, 50 millones Reino Unido y Suiza adquirió 4,5 millones.

Por último, Pfizer-BioNTech, que están cobrando $20 dólares por cada una de las dos dosis de la vacuna, ya comenzaron a firmar acuerdos para entregar grandes pedidos a países de todo el mundo: Estados Unidos recibiría 100 millones de dosis en diciembre, mientras que Japón hizo un trato por 120 millones de dosis y la Unión Europea acordó comprar 200 millones de dosis. 

Fuente: Filo.News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *