#Predigma: El Colesterol como Factor de Riesgo

El colesterol es un tipo de grasa que se encuentra en la sangre. Es la denominación que utilizamos habitualmente para referirnos a una partícula compuesta en su mayoría por grasas y un poco por proteínas que circula por la sangre llevando estos productos desde y hacia las células de los distintos órganos.

Si bien tenemos la idea de que el colesterol es malo, en realidad es una sustancia necesaria para el organismo (interviene en la formación de la pared de la célula y en muchas hormonas por ejemplo) y lo malo es que haya más de lo necesario, es decir, que los niveles en sangre sean más alto de lo “normal” o lo que necesita el organismo.

El colesterol se produce por dos vías. El hígado produce colesterol para su cuerpo y también se puede obtener colesterol de los alimentos que uno consume. La carne, el pescado, los huevos, la mantequilla, el queso y la leche contienen colesterol (en general todos los productos de origen animal, ya que como decíamos la célula animal está compuesta en su mayoría por colesterol). Las frutas, los vegetales y los granos (como la harina de avena) no tienen colesterol.

Necesitas un poco, no mucho
El colesterol se encuentra en cada célula de su cuerpo. Necesita colesterol para ayudar a su cerebro, piel y otros órganos a hacer su trabajo. Pero comer demasiada grasa y colesterol es una mala idea. El colesterol flota alrededor de su sangre y puede llegar a las paredes de los vasos sanguíneos. Esto puede hacer que los vasos sanguíneos se vuelvan más rígidos, estrechos u obstruidos. Si la obstrucción empeora durante muchos años, puede causar un ataque cardíaco o infarto de miocardio o un derrame cerebral en los adultos, lo que se conoce como accidente cerebrovascular. Ambos son consecuencia del depósito de colesterol en las arterias y por la disminución de la irrigación sanguínea a estos órganos consecuencia de ese depósito.

De todas maneras no siempre es necesario el tratamiento del colesterol con medicación y eso depende de otros factores como veremos más adelante.

Como siempre decimos, y en este caso más que nunca… si tiene alguna duda, consulte a su médico!

Dr. Mariano Olmedo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *